Según el organismo estadounidense F.D.A se ha decidido permitir a los productores de alimentos que contengan un mínimo de 6,25 gr de proteína de soja por ración, e incluir en el etiquetado la siguiente indicación " 25gr de proteína de soja al día , incluidos en una dieta baja en grasas saturadas y colesterol pueden reducir el riego de trastornos cardíacos"
En personas con un alto índice de colesterol, al reemplazar todas o una parte de las proteínas animales de su dieta por proteínas de soja , reducen considerable el índice total de colesterol y de colesterol LDL ("malo")
Los investigadores han formado varios hipótesis debido a que por el consumo de soja se favorece la secreción de ácidos biliares, lo que produce la reducción del nivel de colesterol en la sangre y también interviene en la reducción de la estimulación del hígado por parte de la proteína de soja, también las isoflaronas de esta leguminosa actúan como antioxidante o favoreciendo la vasodilatación disminuyendo los daños producidos por el colesterol LDL y los depósitos que deja en las paredes arteriales
La acción protectora no se limita al corazón también está relacionado con los estrógenos (hormonas humanas )
Lo mas sorprendente de los estrógenos vegetales de la soja en su similitud con los estrógenos humanos, es decir que pueden acoplarse en los receptores beta del estrógeno y son susceptibles de reducir el riesgo de que inicie la división celular.
También la genisteina ayuda a inhibir la acción de las enzimas que intervienen en la división celular y en la vascularización, controlando la reproducción de las células cancerígenas.
Dentro de las propiedades beneficios de la soja en las mujeres, la ayuda a reducir los efectos de la menopausia, ya sea corta o corto plazo porque disminuye los efectos del estrógeno humano.
Varios estudios revelan que administrando 40gr adicionales de proteínas de soja al día s incrementa el aporte mineral a ciertas vertebras de la columna , además de bajada de intensidad de los síntomas menopáusicos, tales como los sofocos,
En países como Japón el consumo está muy extendido el riesgo de padecer cáncer de mama es entre 5 y 8 veces menos que en Europa Occidental.
En resumen que incrementar el consumo de soja, no solo se puede reducir el riesgo de padecer trastornos cardiacos, sino que además se podría contribuir a fortalecer la salud de mujeres pre menopáusicos y también disminuir el riesgo de padecer cáncer de mama.