Con los agresivos cambios climáticos a los que estamos expuestos con el cambio de estación, cada vez más, se hace una transición más difícil; por tanto, debemos preparar nuestro cuerpo para cada una de ellas, en especial en invierno y verano, que son las estaciones más difíciles de sobrellevar.

   El verano, al ser la estación más calurosa del año, conlleva un cambio en nuestros hábitos: ropa más ligera, alimentación más fresca y saludable e hidratación interior constante bebiendo mucha agua al día (al menos dos litros).

   En uno de los temas que principalmente nos enfocamos es en la hidratación de la piel y de nuestro cuerpo en general, ya que al estar expuestos a altas temperaturas, podemos sufrir cambios abruptos que nos pueden ocasionar un fuerte golpe de calor que en ocasiones extremas puede causar inconsciencia. Sin embargo, estos son sencillos de evitar con el consumo de agua, alimentos como la sandía, el pepino, el melón...

   La alimentación debe ir ligada a una comida ligera, ya que a nuestro cuerpo se le va hacer más difícil metabolizarla; por eso, el consumo de ensaladas, frutas y verduras frescas acompañadas de una proteína son muy recomendables. Por otro lado, se deben evitar tomar productos con fibra ya que al estar expuestos a altas temperaturas nuestro cuerpo está poco hidratado al igual que nuestros órganos y esto puede traernos problemas intestinales.

   De cara al verano, también es recomendable tomar algún suplemento alimenticio que sea rico en vitaminas y minerales que pueda mantener la piel más humectada y que ayude a mantener nuestros nutrientes sin perder de vista cada uno de nuestros órganos vitales.

   Por último, es recomendable que te mimes por dentro y por fuera, especialmente en épocas que se hacen más difíciles de sobrellevar como lo es el verano. ¡Recordemos estas pautas para poder disfrutar mucho más del verano y hacer de él algo inolvidable!

   Si tienes dudas o necesitas algún consejo, pregunta a Farmaciaecosalud desde aquí.