La alergia alimentaria afecta al 17 % de la población europea en algún momento de su vida.
las más frecuentes son la alergia a la leche de vaca (6%), al trigo (3,6%), al huevo (2,5%), al pescado (2.2%), al marisco(1,3%), a los frutos de cáscara (1,3%) y a los cacahuetes (0,4%).
Los niños son el grupo de la población con mayor frecuencia de alergia alimentaria.
Según la legislación europea hay 14 alérgenos de declaración obligatoria en los alimentos:
cereales que contienen gluten, crustáceos, huevo, pescado, cacahuete, soja, leche, frutos de cáscara, apio, mostaza, sésamo, sulfitos, altramuces y moluscos.
Sin embargo no hay una regulación tan clara en el caso de medicamentos. Los medicamentos estan compuestos por el principio activo (que es el que realiza la acción de curar), los excipientes (para formular el producto), y además puede presentar impurezas o residuos de sustancias originados en el proceso de fabricación. La legislación actual solo obliga a informar de la existencia de 5 ( los que tienen más probabilidad de aparecer en un medicamento), de los 14 alérgenos que deben constar en los alimentos, son los cereales con gluten, los cacahuetes, la soja, leche y derivados, dióxido de azufre y sulfitos. Sin embargo respecto al principio activo no hay legislación, ya que en algunos el alérgeno forma parte del mismo principio activo ( como por ejemplo en determinados complejos que incluyen proteínas de la leche o del huevo),
lo que si se contempla en la ley es que cuando se trate de una sal o un hidrato se indique la cantidad de principio activo al que equivale, o que se indique la naturaleza del sistema celular empleado para la fabricación del principio activo (ej células de embrión de pollo). Las personas con alergias alimentarias claras tienen que tener cuidado con la toma de medicamentos, han de ser siempre con el conocimiento de su médico, ya que pueden darse casos de reacciones alérgicas, incluso shock anafiláctico, por ejemplo con los medicamentos que contienen hierro, ya que por su alto contenido en caseína (estos tratamientos con hierro están contraindicados en pacientes con alergia a las proteínas de la leche de vaca).
los medicamentos en los que el alergeno forma parte del principio activo y en los que existe dificultad de localizar la información, son aquellos que contienen:
- lisozima(proteína que se puede obtener a partir de huevo o por biofermentación), cuyos nombres comerciales son : lisozima, chiesi, lizipaína y trofalgon
-ovoalbúmina (principal proteína de la clara del huevo)/ ferrimanitol, cuyos nombres comerciales son : ferroproteína, kilor, profer, y syron
-proteinsuccinilato ( caseína, proteína láctea procedente de leche de vaca)/hierro: cuyos nombres comerciales son : ferplex, ferrocur y lactoferrina

Es de esperar que en las próximas revisiones de los prospectos de los medicamentos se mejora esta información, también es importante informar a su médico o farmacéutico si se dan casos de reacciones alérgicas