También conocido como néctar, sirope o miel de agave. Es el jugo que se extrae a menos de 48ºC de la savia de las hojas de la planta tras 10 años de cultivo. Tiene color ámbar, como la miel de las abejas.
Existen más de 200 especies de plantas del agave. La planta de origen mexicano, es parecida al aloe vera.
Los agaves producen distintos tipos de bebidas. La savia natural cuando se extrae es de sabor dulce y se la conoce como aguamiel. Si se la fermenta se le llama pulque y cuando se destila se obtiene el mezcal o tequila.
Hay una tendencia muy saludable a reducir el consumo de azúcar e ir aumentando los edulcorantes artificiales y sobre todo, los naturales: el azúcar de coco, el azúcar de abedul, los jugos de cereales como arroz o maíz, los siropes de frutas (manzana) y los extractos de hojas como el jarabe de arce, la stevia y el jarabe de agave.
Este jarabe de agave, es un edulcorante natural que no requiere un procesado químico, por ello, naturistas y homeópatas lo están recomendando mucho.
Sabor neutro, con poder endulzante entre 1-3 veces más que el azúcar de mesa (sacarosa). Por ello, ha de usarse en pequeñas cantidades.
Soluble en bebidas frías y calientes. No se degrada por el calentamiento; por ello, puede utilizarse para cocinar, usando un 50% menos que en las recetas con azúcar.
Apto para veganos, personas que se alimentan de productos vegetales.
En dietas para perder peso, por ser edulcorante acalórico y por su alto contenido en fructosa y fibra.
Los FOS que contiene, son fibras dietéticas con efectos beneficiosos sobre la salud, por ser prebióticos (estimula el crecimiento de la flora intestinal) y disminuir los trastornos metabólicos como la obesidad, al disminuir el peso corporal y el colesterol sérico.
La inulina que contiene, es un carbohidrato no digerible, que se convierte en el intestino en fibra soluble orgánica con capacidad de favorecer el funcionamiento digestivo.
El sirope de agave tiene bajo Índice Glucídico (IG) 10-15. Es decir, que tras su ingesta no aumenta la glucosa en sangre de forma brusca. Por ello, se está estudiando la posibilidad de que se utilice como edulcorante para diabéticos.
Tiene el inconveniente de tener un precio alto. La planta requiere entre 7-10 años de cultivo.
Para la producción del Jarabe de Agave se utilizan la especie del género Agave “Agave Tequilana Weber variedad azul” o “agave Azul”. Y con el auge o moda se están comercializando extractos de agave que proceden de distintas plantas.
La proporción que contienen de FOS, inulina, fructosa y glucosa varía en las diferentes plantas del género agave. En el proceso de extracción y elaboración del sirope, se pueden obtener diferentes concentraciones de carbohidratos; por ello, es necesario una regulación por las agencias alimentarias, así como las dosis recomendables diarias.
El consumo excesivo de fructosa, 20 gramos diarios, no es beneficioso para la salud, porque se metaboliza en hígado y aunque no aumenta rápidamente la glucemia, se transforma en triglicéridos. Por lo tanto no se recomienda un uso excesivo , especialmente si se tienen problemas de hígado.

( por: Ana Pérez Vizcaíno)